“Oirá el sabio, y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo” (Proverbios 1:5)

Personas sanas producen negocios sanos, lo que por consiguiente produce comunidades sanas. ASAL ofrece discipulado en lo que se refiere al Desarrollo de personas, Desarrollo de empresas e Infraestructura de inversiones. Cada uno de estos programas enfoca en un aspecto clave de construir comunidades sostenibles que honran el reino.
Únete a Nuestra Lista de Correos
Distritos

Entrenadores certificados por ASAL

“Si no sabes para donde vas, terminarás en otro lugar.”  -Yogi Berra

Un entrenador es el que se acerca de una manera práctica al cliente para desarrollar la destreza y el conocimiento en cierta área especializada. Los entrenadores guían, instruyen y animan al andar junto con los aprendices. Un gran entrenador comprende que si no sabes para adónde vas, terminarás en otro lugar, y él toma los pasos necesarios para que llegues a donde necesites estar.

Los entrenadores de ASAL son seleccionados cuidadosamente por los oficiales ejecutivos de ASAL. Solo personas que demuestran compromiso con, y experiencia, en la filosofía de los tres puntos fundamentales son elegibles para la certificación. Cada Entrenador de negocios de ASAL completa horas de entrenamiento en un método sistemático y probado de planificación de negocios. Cada entrenador está también entrenado para implementar exitosamente los cuatro pilares del negocio:

1.Modelo organizacional
2.Modelo operacional
3.Modelo financiero
4.Modelo de mercadeo y ventas

Cada negocio funciona en cuatro pilares:

Modelo organizacional, Modelo operacional, Modelo financiero, Modelo de mercadeo y ventas

Desarrollo de personas

Las personas son el enfoque principal de todas las cosas y, por lo tanto, miramos al desarrollo de las personas como un programa clave y fundamental para ASAL.

Desarrollo de negocios

Una parte muy importante de crear una sociedad sana, capaz de bendecir a otros, es a través de las empresas, la innovación y los emprendedores.

Infraestructura de inversiones

La función principal de la infraestructura de inversiones de ASAL es conectar a inversionistas internacionales con empresarios anabaptistas globalmente. La inversión sigue el concepto financiero de “sembrar y segar” que se dialoga a través de las enseñanzas bíblicas.